La importancia del silencio al evaluar un vino

Más

Muchas veces he escuchado que para evaluar un vino lo mas importante es hacerlo a ciegas, dicen que no conocer la identidad de un vino es la forma mas segura de imparcialidad. Y aunque reconozco que la cata ciega ayuda a la imparcialidad esto no garantiza que se haga justicia.

Y este es el punto mas importante. Al asignar una calificación a un vino es necesario que este le haga justicia a la calidad. Ahora la pregunta obligada es, si catar a ciegas no es lo mas importante, ¿entonces que es?

En mi opinión lo mas importante al evaluar un vino es poner atención.

¿Suena sencillo? Pues no lo es.

Veran poner atención es lograr escuchar lo que el vino tiene que decir. Es lograr entender lo que es el vino, no lo que uno quiere que sea. Por eso es tan dificil para un enólogo evaluar sus propios vinos. Mas que describirlos como son, describen lo que quieren que sean.

El primer requisito para poner atención es lograr un silencio absoluto. Pero un silencio interior.

Miguel de Molinos en su celebre “Guia Espiritual” distingue tres tipos de silencio, el primero es de palabras, el segundo de deseos y el tercero de pensamientos. Claro que al elaborar su “guia” no estaba el pensando en vinos, pero es muy aplicable. La mayor de las veces es precisamente la falta de quietud la que nos impide el conocer mas, el conocer mejor.

Hacerle justicia a un vino al evaluarlo es poder transmitir claramente lo que el vino es, lo que implica poner atención. Y la verdadera atención solo se obtiene en el silencio (de palabras, de deseos y de pensamientos), de ahí su importancia.