El mito de que el vino mexicano es caro

Más

Una de las quejas mas comunes entre los consumidores de vino en México es el alto costo de vino nacional, especialmente comparado con vinos de lugares como España o Chile.

Sin embargo, estoy aquí para decirles que eso es mentira.

Los que hablan del vino mexicano caro utilizan argumentos como hacer mención de que el vino mexicano empieza a partir de los $250 y que hay “buen” vino español y chileno a la mitad de ese precio.

Y aunque es cierto que los números no mienten, mucha veces engañan.

Analicemos los números. L.A. Cetto elabora vinos que van de los $50 a los $200, Marqués del Valle, Petite Sirah, Nebbiolo, entre otros. Concha y Toro (bodega chilena) tiene en el mercado mexicano marcas como Reservado, Sunrise, Casillero del Diablo y Trio en estos rangos de precios. Precios similares, calidad similar.

Concha y Toro así mismo, ofrece la nueva serie Riberas y Marqués de Casa Concha en un rango que va de los $250 a los $330. Casa Baloyán ofrece Tres Tintos 2010 a $250 y Vinos Palafox tiene en el mercado Pionero 2011 a tan solo $200. La calidad y los precios igualmente son comparables.

Don Melchor, el vino insignia de Concha y Toro, tiene un costo aproximado de $1,500. Icaro de Durand Viticultura, Pedrgal de Vinisterra y Teziano de Norte 32 tienen un costo por debajo de los $1,000. Calidad comparable a un mejor precio.

Ahora hablemos del caso de España. Si un país puede ofrecer vinos de calidad a un excelente precio es sin lugar a dudas España, un país con viñedos en todas sus regiones. En el mercado mexicano están disponibles vinos como Beso de Vino, Juan Gil Monastrell, Ateca y Tarima Hill. En todos estos casos los vinos han recibido calificaciones mayores a 90 y ninguno alcanza los $200. Pero aun aquí esos vinos son mas un tema de excepción. Vinos como Pesquera, Muga Selección ó Les Terrasses (de Alvaro Palacios) cuestan entre $400 y $550, buen precio por su calidad pero difícilmente considerados económicos.

Lo que sucede con el vino mexicano es que la oferta de vinos de bajo costo es limitada, pero claramente existe. El problema es que el consumidor muchas veces compara dos rangos distintos, quiere comparar los vinos económicos de España, Chile y Argentina con vinos de producciones limitadas de México.

No estoy diciendo que el vino mexicano sea barato, de hecho creo que nunca lo será, lo que estoy diciendo es que si hay opciones de calidad por menos de $275 (por botella).

Claro que hay casos de absurdos que han ayudado a acrecentar el mito de que el vino mexicano es caro, como el precio del Nebbiolo de Barón Balché. Pero si se analiza, el precio alto del vino mexicano en realidad es un mito.